Potencial de Plantaciones Forestales en el Pedemonte de las Yungas

Autor/es: Ezequiel D. Balducci / Marcelo F. Arturi / Juan F. Goya / Alejandro D. Brown

Ediciones del Subtrópico. Fundación ProYungas. Año: 2009

Precio: $ 110 más envio

Es evidente que en el NOA, particularmente en las áreas pedemontanas, la tradición productiva está, desde la instalación de los ingenios azucareros hace unos 100 años atrás, orientada a la producción agropecuaria. La importante disponibilidad de bosques nativos (sólo en la Alta Cuenca del Bermejo encontramos mas de 2 millones de hectáreas de Yungas) y la competencia con las otras actividades productivas, son la causantes seguramente del bajo desarrollo del sector forestal vinculado con el desarrollo de plantaciones en la región. La idea de generar una plantación experimental que permita visualizar el potencial y las limitaciones de plantaciones forestales en el pedemonte del Alto Bermejo como una contribución al desarrollo regional, fue desarrollada entre el Laboratorio de Investigaciones Ecológicas de las Yungas (Universidad Nacional de Tucumán) y la división forestal de Shell y contó con el apoyo económico inicial de Shell CAPSA y posteriormente con el acompañamiento de quienes la sucedieron en el manejo del Yacimiento de Valle Morado (CGS S.A. y Gran Tierra Energy Argentina Inc.). La realización de la plantación fue coordinada por la Fundación ProYungas con apoyo de personal de campo provisto por la Municipalidad de Urundel, Salta. El seguimiento técnico de la plantación fue realizado por técnicos forestales de la Fundación ProYungas y contó con el apoyo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata. Las acciones de seguimiento técnico y operativo de la plantación fueron realizadas gracias al aporte económico y técnico del Proyecto Alto Bermejo (FFEM-FPY) y de las empresas GMF Latinoamericana y Gasoducto Norandino Argentino S.A. Una experiencia como la que se expone en la presente Cartilla, es un paso muy importante en el camino más razonable que tenemos a la vista. Bosques y recursos nativos conservados a través de acciones concretas que posibilitan su uso racional y su mejoramiento. Bosques preponderantemente nativos, pero también mixtos o exóticos utilizados equilibrada e inteligentemente por la sociedad para la producción de bienes con alto valor agregado y fuentes laborales. Bosques que brindan servicios ambientales críticos y cada vez más valiosos para todos.